D.A.F.O

Debilidades del proyecto: ausencia de colaboración empresarial en el entorno, falta de asociacionismo, poca superficie, dependencia de un solo cliente, etc…

Amenazas del proyecto: gran competencia, producto sin experiencia en la producción y/o comercialización, importantes cambios medioambientales en la zona, cambios en las políticas de la PAC, etc…

Fortalezas del proyecto: clima y terreno favorable, cohesión social dentro del entorno, diversidad, pertenencia a una Denominación de Origen, apuesta de las Administraciones Públicas por el proyecto, etc…

Oportunidades del proyecto: aumento del consumo ecológico si este el método de cultivo, generación de empleo, posibilidad de obtener ayudas, etc…

Este mismo DAFO es muy recomendable que se vuelva a realizar una vez finalizado el proyecto de inversión para ver la evolución del mismo y poder hacer un segundo análisis en profundidad

No eres ni el primero ni el último que vas a necesitar financiación externa. Realizado el Análisis DAFO inicial, hay que ver los recursos con los que se cuenta para desarrollar el proyecto. Existen diversas fórmulas, pero ya os decimos que más del 70% recurre a la financiación externa, principalmente de entidades financieras, para poner en marcha su proyecto. 

Tienes que distinguir entre:

RECURSOS PROPIOS

Son los recursos que tiene el titular de la explotación o aquellos proporcionados por familiares, socios etc…Pero sin necesidad de tener que devolver el importe prestado. 

AYUDAS

Las ayudas no se consideran recursos propios, pues, aunque no se tienen que devolver sí que dependen del cumplimiento de los parámetros que desarrolle la norma para poder ser cobrados. Las más importantes para el inicio de actividad son las de Incorporación y también las de Modernización.

Es muy importante estudiar bien las posibles ayudas a las que se puede optar y apoyarse en profesionales (por ejemplo, en sindicatos agrarios como UPA) para la obtención de la misma, ya que, ésta requiere de un proyecto de inversión y contar con la experiencia de l@s técnicos del sindicato agrario garantiza en gran medida la obtención correcta de la misma. 

RECURSOS DE TERCEROS

Son importes que deben de devolverse. Como hemos comentado, las entidades financieras son los principales entes a los que se dirigen los titulares para obtener esa financiación, pero hay más opciones (inversores, socios capitalistas, fondos de inversión, …). Lo normal es que los que aportan este tipo de financiación lleguen a un máximo del 75-80%, aunque todo se puede estudiar, y dependerá mucho de la calidad del titular y su proyecto de inversión. Como veremos más adelante, las garantías y avales son diversos dependiendo de los plazos de financiación, los importes, etc… pudiendo hacerse con garantía personal, hipotecaria o con la aportación de una SGR o Sociedad de Garantía Recíproca.

Otro tema fundamental a la hora de negociar la financiación, sea del tipo que sea, es recordar siempre que se negocian las condiciones, pero no la cuantía. 

Conformarse con una cuantía inferior a la necesaria, aunque a priori pueda ser suficiente, es una de las razones por las que muchas veces no funciona la incorporación al sector primario, pues hablamos de seres vivos y no podemos garantizar que los periodos en los que se va a producir el retorno de la inversión sean exactos, de manera que luego se pueden producir desfases que ocasionan impagos, dejando pocas opciones para continuar con el proyecto.

X
wpChatIcon