Energía de Biomasa

La biomasa es la energía renovable más agraria de todas.

Las aplicaciones térmicas de la biomasa se pueden realizar principalmente a través de calderas, estufas o chimeneas. Las calderas son los únicos equipos capaces de dar al mismo tiempo calefacción y agua caliente sanitaria, mientras que las estufas y chimeneas permiten calentar la estancia en la que se encuentran ubicadas.

Las calderas pueden instalarse tanto en viviendas unifamiliares como en comunidades de vecinos de cualquier tamaño, pudiendo usarse también en el sector industrial, bien para la producción de agua caliente o de vapor de proceso.

En el sector ganadero juegan también un papel importante para cubrir las necesidades de calor: APROXIMADAMENTE 2 KILOS DE PELET TIENEN EL MISMO PODER COLORIFICO QUE 1 LITRO DE GASOIL.

El desarrollo tecnológico en los últimos años de calderas y estufas hace que se puedan encontrar en el mercado equipos con un alto grado de automatización (por ejemplo, para la alimentación del combustible o la retirada de las cenizas) y unos niveles de emisiones muy inferiores a los equipos existentes hace unos años.

La movilización de biomasa no supone únicamente la obtención de un combustible renovable, neutro en cuanto a emisiones de CO2 y competitivo en precio con los combustibles fósiles que se importan desde fuera de España, sino que también juega un papel fundamental en la mejora de la gestión de los montes y en el desarrollo socio-económico de las áreas rurales españolas.

A continuación te facilitamos varios recursos por si estas interesad@ en las ventajas que puede ofrecer este tipo de energía renovable:

X
wpChatIcon